Páginas vistas en total

domingo, 26 de agosto de 2012

Poco a poco, cambio.

A menudo toda mi familia me mira y me dice lo mucho que he cambiado en el último año.

Mi hermana Olga me mira con orgullo, diciendo con la mirada que soy su hermana pequeña y que no me toca nadie. Me advierte de lo mucho que la decepcionaría si hiciese algo mal, si tuviese un error imperdonable o si volviese a ser como hace un tiempo.

Por otra parte, mi hermana Eva me mira con gracia. Con una sonrisa que, en lo más profundo, significa que, por muchas peleas y roces que tengamos, ella me quiere con locura, que se desvive por mí y que si yo la faltase algún día, se destrozaría por dentro.

Mis cuñados me miran burlándose, siempre así, pero me miran con felicidad porque me quieren como a una hermana pequeña. Una hermana pequeña que les molesta continuamente pero que, a la vez, la consideran una chica buena y con buen corazón.

Y falta la más importante, la persona que me trajo al mundo. Ella me mira como nadie me había mirado antes, me sabe proteger, regañar, felicitar e incluso querer, con tan sólo una mirada. Se esfuerza día a día por que yo continúe por el camino correcto, sin salirme de él. Y la hago feliz aprobando, siempre. La hago feliz ayudando al vecino del cuarto a subir las bolsas. La hago feliz dando limosna al primer mendigo que me encuentro. La hago feliz lavando los platos para que no tenga que hacerlo ella al llegar de trabajar. La hago feliz de tantas formas que me siento orgullosa de mi misma tan sólo por eso. Y es que te quiero, mamá. Te quiero y no me importa que mil veces discutamos y otras mil veces no te entienda por ser tan diferente a mí. Te quiero por sacarme adelante como lo haces cada día. Te quiero por desvivirte en Navidades para conseguir el regalo perfecto. Te quiero porque no te cambiaría por nada.

En fin, que gracias a mi familia porque, aunque son los más raros de este mundo, me quieren, Gracias a mi familia por cada una de las broncas que me echaban y que nunca entendía, pero que ahora estoy orgullosa de haberlas recibido. Gracias a mi familia porque me dan todo lo que pueden. Gracias a mi familia por ser como son. GRACIAS, GRACIAS y GRACIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario