Páginas vistas en total

domingo, 7 de octubre de 2012

CARPE DIEM.

Caminas sólo, rodeado de mil personas, todas sonrientes y acompañadas. Y te preguntas por qué te ha tocado a ti esa soledad y no al alto y delgado hombre de tu derecha, o a las pelirroja y baja señora de tu izquierda.

Estás triste, sentado en un banco de un solitario y desolador parque, con cientos de parejas ancianas dando de comer a las palomas; con decenas de parejas de adolescentes, dando sus primeros pasos en el amor; y con tantas familias felices que, de una forma u otra, te preguntas por qué a ti, qué no has hecho nada, te ha tocado estar solo, sin pareja y sin esos abrazos que tanto necesitas en tu día a día.

En la vida, intentamos ponerle solución a la más mínima dificultad que encontramos en el camino, sin pararnos a pensar en por qué nos llega la felicidad. En por qué nos ilusionamos en unos determinados momentos; nosotros, y no el hombre de la derecha ni la señora de la izquierda. No nos cuestionamos por qué tenemos esas ganas de gritar, esa adrenalina y esas ganas de comerte el mundo. Ese irrefrenable deseo de conseguir todo aquello que te propongas, por mínimo que sea.

Nos creamos una realidad subjetiva e intentamos creer que el mundo está en nuestra contra, desconfiamos de nuestros más íntimos amigos y queremos saber por qué somos tan desgraciados. Sin embargo, no nos paramos a pensar en la situación de millones de personas, millones de personas que han perdido uno, dos, tres e incluso cuatro miembros de su cuerpo luchando en una guerra absurda o siendo víctimas de un atentado terrorista. En millones de personas que tienen que soportar el hambre de sus hijos día a día, el de sus hijos y el suyo propio, que viven con 50 céntimos al día, que tienen que andar kilómetros con el único deseo de tener algo de agua, contaminada, para beber. Millones de personas que emigran de su país a otro buscando una vida mejor y encuentran discriminación, exclusión social y racismo.

Con esta entrada, espero concienciar a todas aquellas personas que lloran por un amor imposible, incluyéndome entre ellas; aquellas que maldicen su vida porque han suspendido un examen o una oposición; aquellas que dicen querer morir porque han discutido con su madre, o aquellas que se enfadan con el mundo por no poder salir una puta tarde.

En definitiva, mirad a vuestro alrededor, valorad todo aquello que ahora tenéis, luchad por vuestros retos; tanto personales como profesionales, y disfrutad de lo que la vida os otorga, porque torres más altas han caído. No os subestiméis, ya que nada es imposible. No es imposible conseguir a ese chico que os corta el habla, no lo es porque si lo fuese, también lo sería llegar a la Luna, volar sin tener alas, e incluso poder ver el espacio sin pisarlo.

http://www.youtube.com/watch?v=nC7KdxAYdU4

5 comentarios:

  1. Muy buena reflexión cielo
    ME HE SENTIDO IDENTIFICADA EN PARTE DEL TEXTO
    SIGUE ASI
    UN BESO DESDE
    http://apeteandco1.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, escribí la entrada para intentar hacer que la gente disfrute.
      Besos desde http://corazonesrotosblog.blogspot.com.es/
      Difundimos nuestros blogs? Difunde el mío por tuenti y yo difundiré el tuyo ^^

      Eliminar
  2. la entrada carpe diem me parece hermosa tu manera de describir la soledad de una persona , lo uq epasa en el mundo la gente que sufre la verdad es que me agrada tu entrada del bloc

    ResponderEliminar
  3. Simplemente genial! Carpe diem! Uno de los mejores lemas del mundo latino (en todo momento me refiero al latín :))
    Esta parte es sublime: Nos creamos una realidad subjetiva e intentamos creer que el mundo está en nuestra contra, desconfiamos de nuestros más íntimos amigos y queremos saber por qué somos tan desgraciados. Sin embargo, no nos paramos a pensar en la situación de millones de personas, millones de personas que han perdido uno, dos, tres e incluso cuatro miembros de su cuerpo luchando en una guerra absurda o siendo víctimas de un atentado terrorista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, es maravilloso encontrarse gente que aprecia y lee mis entradas. Si no fuese por vosotros, no podría seguir escribendo. Un besazo!

      Eliminar